Palabras sobre imagenes  

Palabras sobre imagenes

Vivimos en un mundo de imágenes, son nuestro contexto más relevante. Pensamos en imágenes y creamos modelos para entender conceptos abstractos con el fin de poder imaginarlos. Lo inimaginable es lo no-existente Tenemos una imagen de nosotros mismos, de los demás, hablamos de nuestra imagen del mundo o de un “paisaje político”, la ciencia utiliza modelos para entender y explicar mejor sus teorías. De los pensamientos formamos palabras y escribiéndolos también los convertimos en imágenes. Tendemos a trasladar todo a la esfera de lo visible, es nuestra manera de entender las cosas. Viéndolos. Imaginándolos. Cuando uno dice “ya veo” significa, que entiende. Las imágenes nos ayudan captar y expresar pensamientos, emociones, palabras o momentos, que de cualquier otra modo serían extremadamente volátiles.  Sin embargo, crear imágenes también tiene sus contingencias. La imagen condiciona y define. Existe el riesgo, que cuando empezamos a crear nuestros imágenes interiores, dejamos de estar atentos hacia el mundo. Nos volvemos centrados en nosotros mismos, viendo solo nuestras propias creaciones e imaginaciones y dejamos de mirar con los ojos curiosos de un niño hacia fuera. Así, las imágenes, - sobre todo las imágenes creadas de ideas fijas – se pueden convertir en nuestra prisión. Para mi, fotografiar es un modo de mantenerme despierta hacia la vida. Permitir, que el mundo me sorprenda imagen tras imagen, foto tras foto. Encontrar simples placeres en las formas, las sombras, los contrastes, las caras o las expresiones. Explorar el frágil equilibrio de la luz y la oscuridad, y redescubrir la infinita riqueza de un mundo que pensamos tener ya muy visto y conocido. Mis fotografías, captadas desde una Intuición visual inconsciente, son frutos de una curiosidad y atención incansable hacia el mundo. Son preguntas lanzadas y plasmadas y testigos sinceros de mis inquietudes, de mi vulnerabilidad y del continuo cuestionamiento de mi misma en diversos contextos. Pero sobre todo, son pruebas tangibles de mi intensa y a veces atrevida presencia y búsqueda en la vida.